vendredi 9 novembre 2012

La Creencia de Abraham Avinu en el Mundo Venidero

Parashat Jaie Sara-6

Por Rav Baruj Mbazbaz


Esta parashá comienza relatando el fallecimiento de Sará Imenu, en Kiriat Arbá, ubicada en Jebrón.



Abraham Avinu habló con los hijos de Jet - quienes vivían en esa ciudad - y pidió comprarles una porción de tierra para poder enterrar a su esposa. Los hijos de Jet le dijeron que elija la mejor porción de tierra y que la tome de manera gratuita. Abraham les dijo que él quería enterrar a Sará en la Mearat Hamajpelá que pertenecía a Efron, pero sólo tomaría aquella tierra si él podría pagar por ella. Luego, la parashá nos cuenta cómo fue la adquisición de la meará (cueva).

Cuando Abraham les pide a los hijos de Jet que le vendan la tierra, él les dice: "Extranjero y habitante soy entre ustedes, véndanme una porción de tierra para enterrar a mi difunto" (Bereshit 23:4).

Preguntan Nuestros Sabios: ¿Qué significa la expresión "extranjero y habitante"? Si uno es extranjero no puede ser habitante. Además, ¿por qué Abraham no aceptó que le regalen la tierra que pedía?

Explican Nuestros Sabios que entre Abraham Avinu y los hijos de Jet había una gran diferencia respecto de los valores de la vida.

Cuando fallecía alguno de los hijos de Jet, éste era enterrado con mucho honor y en el mejor sector de la ciudad. Pero luego de unos meses, ellos sacaban sus restos de la tierra y los quemaban, ya que creían que al morir la persona desaparecía en todos los sentidos, y no había necesidad de ocupar un lugar de tierra que podría ser utilizado para otros.

Sin embargo, Abraham sabía que la persona posee un alma que después de la muerte se desprende del cuerpo y tiene continuidad en el mundo venidero. Además, él sabía que en el futuro los muertos resucitarán.

Es por eso que Abraham no aceptó la tierra como regalo, pues él sabía que ellos sólo estarían dispuestos a ofrecérsela por tan sólo unos meses, pero él la quería para siempre - hasta el día de la resurrección de los muertos.

Es por que Abraham les dijo: "extranjero y habitante" refiriéndose a que en este mundo somos todos extranjeros, ya que nunca vimos que un ser humano haya vivido eternamente, mas en el mundo venidero seremos todos habitantes - si cumplimos con los preceptos de D'os. De hecho, la intención de Abraham también fue difundir entre las personas que lo rodeaban la fe en el Olam Habá (Mundo Venidero).

Abraham Avinu dedicó toda su vida a iluminar a su generación con la luz de la verdad, e incluso en este momento tan difícil de su vida por la pérdida de su esposa, él intentó inculcarles a los que estaban a su alrededor la fe en D'os y la eternidad del alma. Esta fe en el Olam Habá ha sido transmitida por nuestro pueblo de generación en generación. El Talmud describe a este mundo, comparándolo con el corredor que se encuentra antes de la sala: "Prepárate en el corredor para poder ingresar al recinto principal".

Todos sabemos fehacientemente que tenemos un alma y que también hay un mundo espiritual al cual ella llega después de desprenderse del cuerpo, pero muchos de nosotros nos preguntamos: ¿cómo debemos prepararnos para tener el mérito de llegar al Olam Habá. Así como uno necesita un libro de instrucciones para aprender a usar el electrodoméstico que acaba de adquirir, y si compró una computadora incluso hará algún curso especializado, así también debemos saber que D'os nos entregó un libro de instrucciones para la vida - la Torá - que nos permitirá poder obtener un lugar en el Olam Habá.

Dijo el Sabio ben Bag Bag en la Mishná: "Busca en ella y busca en ella, pues todo está en ella", es decir que no hay incluso un solo dato o consejo que no se encuentre en la Torá. D'os nos entregó la Torá para que adaptemos nuestras vidas a sus indicaciones, pues esta es la única manera de asegurarnos ser meritorios de disfrutar la eternidad del Olam Habá. Por este motivo tenemos que profundizar en nuestras fuentes y así saber cómo debemos conducirnos.

Se cuenta que en la Segunda Guerra Mundial los nazis atraparon a un iehudí que cumplía con las mitzvot de la Torá y apuntándole con el arma sobre su cabeza, lo amenazaron diciéndole que si no comería la carne taref (no casher) que le dieron, lo matarían.

Este iehudí les contestó: "Esta amenaza realmente puede asustar a una persona como ustedes que no tiene otra vida, pero a alguien como yo que tiene dos mundos, no lo asusta dejar este para ir al otro, pues seguro que aquel es mucho mejor".

Esta increíble historia nos muestra la fe en el Olam Habá transmitida por Abraham Avinu a su descendencia - una de las más fuertes herramientas que tuvo y tiene el pueblo de Israel para mantenerse fiel, siguiendo el camino de D'os a lo largo de toda su historia.

* * *
Cortesia del Rab Baruj Mbazbaz, autor del libro "BIRKAT HASHAMAIM"

http://www.judaismohoy.com/article.php?article id=795
Enregistrer un commentaire